logo


Protección contra Leishmania

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria bien conocida y temida por muchos propietarios de mascotas en nuestro país. En general, se calcula que un 7% de la población canina está infectada con Leishmania infantum, lo que equivaldría a que hay al menos 2,5 millones de perros infectados con este parásito.

El flebotomo

Esta enfermedad se transmite por la picadura de un insecto conocido como flebótomo o mosca de la arena (previamente infectado por Leishmania). Estos insectos, a menudo llamados erróneamente “mosquitos”, se encuentran principalmente en zonas mediterráneas de clima cálido y tienen una actividad crepuscular y nocturna que se extiende desde mitad de la primavera hasta finales del otoño.

Cambio climático

En las últimas décadas, se ha experimentado una subida constante de las temperaturas medias, lo cual repercute en los ciclos biológicos de algunas especies de parásitos. Por eso no es raro observar la presencia de estos insectos en estaciones no habituales o en zonas que se creían exentas del vector. La consecuencia directa de este hecho para un propietario consiste en prolongar la prevención frente a estos insectos en las estaciones tradicionalmente más frías y no considerar ninguna localización de la península como 100% libre de la enfermedad.

Síntomas

Es posible que si tu perro está infectado con el parásito no muestre síntomas inmediatamente.

Los signos más frecuentes son: fiebre, caída de pelo (sobre todo alrededor de los ojos), pérdida de peso, úlceras en la piel, crecimiento anormal de las uñas, anemia, artritis, insuficiencia renal grave, etc.

Hay que tener en cuenta que es una enfermedad crónica, esto quiere decir que los tratamientos ayudan a controlar los síntomas pero no la curan, incluso puede causar la muerte de tu mascota.

Prevención

Consejos para evitar la picadura del vector transmisor:

  • Utilizar durante todo el año productos antiparasitarios externos que sean repelentes de insectos y mosquitos (sprays, pipetas, collares, etc.), aumentando la protección en las épocas más calurosas.
  • Evitar los paseos por lugares cercanos a ríos, estanques, etc. al atardecer principalmente durante las estaciones estivales.
  • Si las mascotas tienen acceso al exterior es recomendable resguardarlas dentro de la vivienda en los momentos más críticos del día.
  • No acumular agua o restos orgánicos en los jardines cercanos a las casas.

La vacuna

Ya está disponible la primera vacuna contra la leishmaniosis. Antes de su aplicación es necesario realizar un análisis sanguíneo para comprobar que el perro es negativo a la enfermedad. La vacunación es un método preventivo que permite a tu perro desarrollar defensas naturales frente a este parásito. Pregunta a tu veterinario para tener más información.

Tratamiento

Si el análisis resulta positivo se debe comenzar el tratamiento adecuado cuanto antes. Los tratamientos actuales se basan en “frenar” el desarrollo del parásito para reducir los síntomas de la leishmaniosis. Dependiendo del estado del paciente en el momento de diagnosticar y tratar la enfermedad, el pronóstico del enfermo será más o menos favorable.

Es indispensable realizar un seguimiento veterinario para conseguir un manejo adecuado de la enfermedad y prolongar la calidad de vida de estos pacientes.

Descargar presentación en PowerPoint (15,8 Mb)

Deja una respuesta

*

captcha *