logo


La vacunación contra la leishmaniosis canina

Como muchos de ustedes recordarán, hace unos meses se produjo una importante y revolucionaria noticia en nuestro entorno veterinario. Tras 20 años de investigaciones, por fin se ha conseguido desarrollar una vacuna eficaz contra la leishmaniosis canina en Europa. Nosotros, como no podía ser menos publicamos esta noticia en nuestra entonces recién estrenada web. Ahora les toca a ustedes y a sus mascotas disfrutar de los beneficios que la ciencia y la investigación ponen a su alcance.

Les recordamos que la leishmaniosis canina se transmite a través de las picaduras de unos pequeños insectos llamados flebótomos. Estos insectos se encuentran principalmente en la cuenca mediterránea (España, Sur de Francia, Italia, Portugal, etc.), pero el incremento de la temperatura producido como consecuencia del cambio climático, hace que los podamos encontrar distribuidos por otras áreas. Concretamente en España, están presentes en la mayor parte del territorio.

Hasta el momento, para combatirlos se habían utilizado tratamientos preventivos, como insecticidas y repelentes. Pero la enfermedad no se ha conseguido erradicar. Los perros que han sido infectados por los parásitos pueden padecer diversos síntomas que a veces no aparecen inmediatamente.

La vacunación ayuda a proteger a tu perro “desde dentro”, es decir, potenciando el desarrollo de las defensas naturales frente al parásito que causa la enfermedad. Además, la vacunación nos asegura una protección continua y reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad. Para que ésta sea eficaz, como sucede en la mayoría de vacunas, hay que seguir unas pautas o calendario vacunal que vamos a explicar a continuación:

  • Pueden vacunarse todos los perros de más de seis meses de edad que no tengan enfermedades infecciosas, incluyendo la propia leishmaniosis, que deberá descartarse con un test previo. Recuerde que aunque su zona esté libre de leishmaniosis si viaja con su mascota a un área de riesgo, puede contraerla.
  • Comenzaremos con lo que denominamos primovacunación. Esta consiste en tres inyecciones administradas a intervalos de tres semanas.
  • Posteriormente, para mantener la inmunidad frente a la leishmaniosis sólo se necesita una revacunación anual. Así de sencillo.
  • No olvide que la revacunación es esencial para recordar al sistema inmune que debe mantener las defensas internas en guardia contra esta enfermedad de manera prolongada y potenciar su resistencia frente al parásito.
  • No hay una época concreta para la vacunación, pero nuestra recomendación es que lo haga lo antes posible. Pregunta hoy mismo en nuestro centro.
  • En cuanto a los rumores sobre su seguridad, destacar que los estudios exigidos para la autorización de una vacuna cumplen estrictos requisitos que aseguran su validez científica. Las autoridades sanitarias son muy severas y no permiten la comercialización de un medicamento si no se demuestra claramente que los beneficios superan a los riesgos.
  • Las vacunas en general pueden producir fiebre, decaimiento y, con menor frecuencia, trastornos digestivos, reacciones alérgicas o reacciones en la zona de inyección.

Si tu perro presenta algún síntoma tras vacunarlo, nosotros podemos aconsejarte y administrar un tratamiento para aliviar estas molestias. Y recuerda, una correcta pauta vacunal es la forma más segura de proteger a tu perro frente a la leishmaniosis

Deja una respuesta

*

captcha *